Bombas V-1

0
771

Vergeltungswaffen.

Durante los últimos años del III Reich aparecieron numerosas armas extraordinarias que, aunque no llegaron a decidir el curso de la guerra, han pasado a la historia como importantes avances en el terreno de la tecnología militar.

Las más famosas de estas fueron, indudablemente, las conocidas como vergeltungswaffen, armas de represalia o de venganza, así bautizadas por Joseph Goebbels, ministro para la Ilustración Pública y Propaganda Nazi.

Entre junio y octubre de 1944, los ciudadanos de Londres fueron atacados por esta nueva arma, como nadie había visto nunca.

En un discurso radiado en junio de 1944. Su empleo fue más bien un intento desesperado, ideado para detener la campaña de bombardeos que los aliados realizaban sobre Alemania y, a la vez, sembrar el terror entre la población civil enemiga.

La primera de ellas, designada VI o Vergeltungswaffe Eins Arma de Represalia 1 y oficialmente Fieseler Fi 103, era una especie de misil guiado, parecido a los que hoy  llamaríamos de crucero. Con  él, se pretendía sustituir a los bombarderos en los ataques contra objetivos fijos, pues resultaba más económico y no tenia costes humanos. La iniciativa no era nueva:

En 1916 ya se habían concebido ingenios no pilotados, como el misil estadounidense Sperry Aerial Torpedo y los blancos aé­reos AT de la Real Fuerza Aérea británica.

Llamado  en  clave Hueso  de cereza, el diseño final del VI fue desarrollado a partir de 1942 en la base secreta de Peenemünde, construida con  ese propósito en  la costa báltica y  donde se probaron también  otras armas secretas. El VI se podía lanzar desde bombarderos y desde tierra, mediante largas rampas. Más tarde, casi al final del conflicto, se presentó una versión  pilotada, un  arma suicida que no llegó a ser utilizada.

Con  sus poco  más de seis metros y medio de largo y unos cinco de envergadura, no era demasiado grande. Pesaba cerca de dos toneladas, con 850 kilos de explosivo.

Su  motor sonaba de forma parecida a una motocicleta, así que pronto fue popularmente conocido como buzz bomb o bomba zumbadora
Sonido De La V-1.

Su  motor pulsorreactor le proporcionaba algo  más de 270  kilos de empuje, lo  que le permitía volar a entre 300 m y 2.000 m de altura a una velocidad máxima de 670 km/h.

Guiado  por un  sistema de piloto  automático con  brújula y  giroscopio  inercial, podía alcanzar blancos situados a algo más de 400 km, y calculaba la arribada al objetivo  mediante un  cronómetro  prefijado antes del lanzamiento.

Su  motor sonaba de forma parecida a una motocicleta, así que pronto fue popularmente conocido como buzz bomb o bomba zumbadora; doodlebug u  hormiga león; y scooter o patinete.

Se llegaron a fabricar más de 30.000, y los primeros se dispararon  contra la capital británica una semana después del desembarco  de Normandía, el 13 de agosto de 1944. El ritmo de lanzamientos creció hasta alcanzar más de un centenar en un solo día.

Hasta octubre de ese año, se enviaron más de 9.500 contra Londres.

Luego, tras el avance aliado, se lanzaron 12.000 más contra Amberes, Lieja y otras ciudades belgas y de nuevo contra Londres, desde bases holandesas. Los  ataques cesaron a finales de marzo de 1945, cuando todos los emplazamientos de tiro fueron arrollados por los aliados.

Esta V-1 se estrelló el 5 de septiembre de 1944. Fue desactivada por los Aliados.

Curiosamente, antes del primer ataque realizado con estos ingenios ya se conocía su existencia, en parte gracias a la resistencia polaca y también a las misiones de reconocimiento aéreo, que habían descubierto sus lanzaderas tan pronto como comenzaron a construirse.

Estas bombas volantes eran relativamente lentas y seguían un vuelo nivelado, por lo  que una combinación  de cazas, artillería antiaérea y  barreras de globos cautivos impidió que la mayoría alcanzara su objetivo. Se derribaron más de 4.200 VI. Para ello fueron decisivos dos inventos estadounidenses, el radar de dirección de tiro y las espoletas de proximidad. Pero es que, además, casi una tercera parte de ellos resultaron defectuosos y se estrellaron por sí solos tras ser lanzados.

Sus emplazamientos fueron objeto de una intensa campaña de bombardeo, pero no eran los únicos de estos artefactos que emplearon los alemanes.

Detalle del interior de la V1. Se pueden ver perfectamente los servomotores.

Prototipo De Hanna Reitsch.

– Longitud: 8,22 metros
– Diámetro: 1,50 metros
– Envergadura: 5,50 metros
– Peso: 2170 kilogramos (De estos 900 pertenecían a la cabeza de guerra compuesta por trinitrotolueno
y nitrato amónico)
– Velocidad máxima: 643 Km/h
– Techo operacional: 2100 metros
– Alcance: 400 kilómetros
– Horas de trabajo empleadas por unidad: 280

 

.

El sistema de mando de la bomba funcionaba con aire comprimido que también servia para alimentar el motor de combustible.
La gasolina inyectada a gran presión en el tubo entra en ignición y produce un escape de gases a una enorme presión y a una elevada temperatura.

La presión mantiene cerradas las válvulas de admisión. El descenso de presión producido por el escape de los gases hace que las válvulas se abran de nuevo, repitiendo el proceso de una forma pulsatoria.

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por Favor Introduzca su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.