Top Secret

1
283

De nuevo hay que acudir a la revista Milihny Review para conocer, desde el punto de vista de los vencedores, la aplastante realidad de una Alemania nazi que iba muy por delante de su tiempo en el siempre decisivo campo aéreo: En total, habían sido fabricados o estaban en pleno desarrollo, cuando terminó la guerra, diecinueve modelos de aviones de propulsión a chorro, asi como seis modelos de aparatos impulsados por cohetes. En más de un modelo los motores de propulsión a chorro estaban reforzados por motores de propulsión-cohete, con objeto de conseguir mayor velocidad durante el despegue y que ganasen rápidamente altura.

Invisible.

UNITED KINGDOM: A blueprint of the Horten Ho 229 flying wing fighter/bomber. (Photo credit © Arthur Bentely / Flying Wing Films)

Se añadió carbón ( conductor eléctrico ) a los contrachapados y a la pintura para atenuar su visibilidad ante el radar británico, convirtiéndose en uno de los pioneros del sigilo aéreo.

Seis décadas después de la derrota nazi los gobernantes de los Estados Unidos de América guardan celosamente en sus archivos más de 300 millones de documentos sin desclasiflcar sobre la Alemania de Hitler. Ahí se encuentran los de tipo económico, esotérico, militar y político, entre fotografías, papeles y películas. Por eso nos será absolutamente imposible conocer hasta qué limites llegaron exactamente en sus investigaciones más secretas los técnicos del Tercer Reich, sobre todo en apartados como el aeronáutico y el nuclear. Dentro del primero es donde más se ha disparado la imaginación popular al pensar en diseños de naves voladoras que desde el fin de la guerra se llaman OVNIs.

El Horten Ho-IX

A menudo llamado Gotha Go 229 o Ho 229 , fue un prototipo de cazabombardero que llegó tarde a la Segunda Guerra Mundial, diseñado por los hermanos Horten —pioneros en aviones de ala total sin cola y oficiales de la Luftwaffe y construido por Gothaer Waggonfabrik AG. Se trata del desarrollo favorito personal del jefe de la Luftwaffe alemana, el Reichsmarschall Hermann Göring, y fue la única aeronave en acercarse más a la satisfacción de su requisito de desempeño «1000, 1000, 1000»

Ante ello, cabe hacerse varias preguntas, todavía sin respuesta oficial: ¿Están en esos archivos secretos los datos de las naves y los revolucionarios motores por magnetismo o electricidad implosiva autónoma que de forma misteriosa desaparecieron? ¿Qué nos ocultan de la construcción alemana en la Antártida, iniciada en 1940, de edificios preparados para soportar temperaturas tan extremas como de 60 grados centígrados bajo cero? ¿Qué había realmente en el llamado Instituto Gocring de Armas Aéreas, tan bien camuflado en el subsuelo de la Selva Negra? ¿Qué pasó realmente con el proyecto espacial Sánger, que incluía un bombardero espacial intercontinental con colaboración japonesa, al realizarse las pruebas de rigor desde una remota isla del Pacífico que no fue nunca descubierta?

Suma y sigue. ¿Hasta dónde llegó Alemania con su terrorífica bomba disgregadora, la comúnmente denominada bomba atómica, y los fusibles infrarrojos para detonar esta, obra de Von Ardenne? Hablamos de nuevo del científico cuya fama ya venía de antes de la Segunda Guerra Mundial, gracias a sus descubrimientos y posteriores desarrollos en la emisión televisada, lis el mismo que. entre 1939 y 1945, inventó los visores nocturnos infrarrojos y también el microscopio electrónico.

Nadie, hasta hoy en día, ha logrado reconstruir lo que pasó en los territorios dominados por el Tercer Reich, dado que los más «osados» investigadores siempre tropiezan con una rotunda negativa para hacer su trabajo. Una carta hecha pública por el Pentágono —16 de febrero de 1999—explicó, entre otras cosas, que la desclasificación de esa imponente masa documental «… sería causa de un grave daño a la seguridad y prestigio nacional.» Queda entonces muy claro que nos están ocultando para siempre pruebas concluyentes del asombroso poder militar investigado por la Alemania hitleriana. Se pasa así por alto el Acta de Libertad de Información, la cual marca 30 años de límite para que un documento sea de dominio público desde su clasificación inicial como top secret.

AS6.

El curioso disco circular  AS6 diseñado por Arthur Sack un bombardeo aliado sobre la base durante el invierno de 1944, destruyo todos los prototipos

Zinmerman.

Sirva como detalle esta curiosa copia de los americanos el prototipo V-173 Zinmerman, que realizó un total de 199 vuelos y 131 horas de vuelo antes de la cancelación del contrato.

¿Y qué sabemos fehacientemente del centro de investigación de alta tecnología preparado por las SS en las proximidades de Pilsen? Allí, en Bohemia y Moravia, siempre en colaboración con la firma Skoda y bajo férreo control de Hitler y Himmler, se desarrolló una segunda generación de armamento secreto. Ello incluyó desde turbinas atómicas para el avión Me 264V-l a cohetes también basados en la energía nuclear, proyectos que aún hoy en día nos parecen increíbles; sin olvidar que se trabajó en otros programas de motores a reacción, y también en el desarrollo de láser y óptica avanzada. Y lo mismo podemos decir de Jonastal I11C. que era la ultrasccreta fábrica subterránea ubicada en la montañosa región de Turingia —a muchos metros de profundidad, para permanecer indemne a cualquier gran bomba convencional arrojada desde el aire—, donde se prepararon aviones, misiles y hasta una parte del proyecto atómico alemán.

Por suerte para el mundo, los Aliados contaron en su favor con diversos factores de orden estratégico y político, los cuales llegarían a entorpecer numerosos programas de investigación alemanes en el decisivo campo militar, obligando incluso a suspender ciertos estudios auténticamente revolucionarios. Pero ello no fue óbice para que los científicos e ingenieros del Terccr Reich llegaran a cotas creativas que hoy en día nos parecen milagrosas, venciendo, en ocasiones, la escasez de materias primas consideradas estratégicas y también la angustiosa premura de tiempo. Muchos expertos de la Segunda Guerra Mundial se muestran de acuerdo sobre el extraordinario desarrollo armamentistico alemán y sus consecuencias directas, sobre todo en el sentido de que si las investigaciones se hubiesen adelantado tan solo un año, el resultado de la gran contienda bien podía haber sido bastante diferente.

.

Prototipos.

Fueron construidos tres prototipos del Me 264, pero su producción fue abandonada para  concentrarse en la producción de aviones de caza.

Armas Secretas.

Hitler visita una factoría de Messerschmitt en Augsburgo guiado por el propio Willi Messerschmitt diseñador de algunas de las mejores armas secretas.

Fue en abril de 1944. los días 22 y 23, cuando se celebró una importante cumbre en el castillo de Klessheim. en Salzburgo, con Hitlcr y Mussolini a la cabeza, acompañados del mariscal Rodolfo Graziani ministro de Defensa de la República Social Italiana—, Joachim von Ribbcntrop —ministro alemán del Exterior—, el feldmariscal Wilhelm Keitel —comandante en jefe de las Fuerzas Armadas alemanas , Eugcn Dollman —ayudante del feldmariscal Kcsselring y agregado cultural en los ambientes italianos—y Rudolf von Rahn, embajador del Tercer Rcich en lo que quedaba de la Italia fascista. Pues bien, para dar tranquilidad a su aliado trasalpino sobre el curso de la guerra, el Führer—está corroborado por diversos testigos en declaraciones posteriores le dijo al Duce con respecto al nuevo armamento alemán que estaba por llegar:

… tenemos aeroplanos a reacción, tenemos submarinos no interceptables, artillería y carros colosales, sistemas de visión nocturna, cohetes de potencia excepcional y una bomba cuyo efecto asombrará al mundo. Todo esto se acumula en nuestros talleres subterráneos con rapidez sorprendente. El enemigo lo sabe, nos golpea, nos destruye, pero a su destrucción responderemos con el huracán y sin necesidad de recurrir a la guerra bacteriológica, para la cual nos encontramos igualmente a punto.

Más tarde, ya en el ocaso del gran conflicto bélico, llegó el insistente rumor de que Alemania poseía una mortífera arma, con tanta capacidad de destrucción que ella sola iba a cambiar el signo de los acontecimientos en los frentes. Luego Hlitler no había exagerado lo más mínimo. Asi. mucho más allá de la sequía informativa provocada por los vencedores y su intensísima desinformación, cada año es mayor el número de estudiosos de la Segunda Guerra Mundial que apuestan porque esa tremenda arma era la bomba atómica…

Por lo demás, desde la arrogancia que su omnínodo poder le hacía sentir, asi como con el engreimiento de la presunta superioridad innata de su soñada raza «aria», el autócrata nazi miró fijamente a Mussolini y Graziani que en realidad habían llegado a Austria para hablar de los deportados italianos en el territorio nacional del Tercer Rcich, el estatus de la República Social Italiana y también del grave problema de los partisanos antifascistas- y después señaló textualmente: «No hay una sola de mis palabras que no tenga el sufragio de la verdad. ¡Veréis…!».

Un historiador militar de prestigio, el mayor Rudolf Lusar, nos introduce en el fascinante universo de la tecnología secreta desarrollada en la Alemania hitleriana, y lo hace por medio de su magnifica obra Gemían Secret Weapons of World War. Asimismo, otro autor, este responsable de un libro con gran riqueza técnica: Intercelli sensa sparare, explica la autenticidad de los más inéditos desarrollos aeronáuticos alemanes. Según insiste Renato Vesco, en las postrimerías del mayor conflicto bélico de todos los tiempos hubo increíbles proyectos puestos en marcha para la Luftwaffe en las instalaciones ultrasecretas de Wiener Neustadt. Como resume Félix Llaugé Dausá en su libro Armas secretas de la Segunda Guerra Mundial, en cuanto a los inventos alemanes de esta clase:

… toda la documentación y ejemplares fueron secuestrados por los Aliados y llevados a los respectivos países, donde prosiguieron los ensayos y se cimentaron los principios de la nueva era aeronáutica. En realidad, el mundo tecnológico de hoy es una herencia del Tercer Reich..

.

Top Secret.

Una carta hecha pública por el Pentágono —16 de febrero de 1999—explicó, entre otras cosas, que la desclasificación de esa imponente masa documental “… sería causa de un grave daño a la seguridad y prestigio nacional.”

Para acabar, conviene refrescar nuestra memoria histórica con lo reconocido por los propios estadounidenses 15 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial. Según lo expuesto en Washington, D.C. por Ralph Williams, un cúmulo de errores de cálculo, y no uno solo, impidieron a los alemanes ganar la guerra y cambiar el nimbo de la Historia con sus novísimos cazas de turbina. Se trata de un informe secreto elaborado por ese oficial de la Casa Blanca para el antiguo generalísimo aliado: Dwight D. Eisenhower, convertido en presidente por dos mandatos. Leamos tres párrafos del mismo sobre el tiempo en que actuaron los cazas a reacción de la Luftwaffe en manos de sus mejores pilotos:

.

Durante esa época, los alemanes literalmente hacían lo que querían con nuestros cazas y bombarderos, con total impunidad.

.

Un total de 14 grupos de cazas que escoltaban a los 1.250 13-17 lanzados sobre Berlín el 18 de marzo de 1945, casi en una proporción de uno por uno, fueron seguidos por un solo escuadrón de Me 262. que abatió 25 bombarderos y 5 cazas, cuya superioridad numérica era de varios contra uno. Los alemanes no perdieron ni un solo avión.

.

El general Cari Spaatz— comandante de la Octava Fuerza Aérea de los Estados Unidos durante el conflicto— confesó que ninguno de nuestros cazas podía compararse con los reactores alemanes, y añadió que si los alemanes hubieran llegado a desplegarlos con toda su potencia frente a la costa francesa, hubieran anulado nuestra superioridad aérea y frustrado el desembarco de Normandía. forzando una más que probable entrada en Europa a través de Italia.

Fuente:

Armas secretas de Hitler.

José Miguel Romaña.

Manfred von Ardenne 

Con la llegada de Hitler al poder y el estallido de la II Guerra Mundial pasaría a trabajar a las órdenes del III Reich en el laboratorio subterráneo de Lichtenberg, en Berlín, donde se experimentarían los primeros titubeos atómicos.

Von Ardenne participó activamente en el programa para desarrollar la Wunderwaffe (WuWa), el “arma maravillosa” con que Hitler esperaba alcanzar una victoria definitiva y nuclear. Durante la guerra, además de los trabajos que finalmente etiquetaron y determinaron su vida, se dio el lujo de inventar el microscopio electrónico y los lentes infrarrojos de visión nocturna.

También desarrolló los fusibles infrarrojos para explosivos, que luego serían utilizados para hacer detonar bombas nucleares y tuvo un protagonismo destacado en el desarrollo del sistema de separación de los isótopos U238 y U235, a través de la utilización de súper centrifugadoras. Respecto a la obtención de material fisionable, se dice que el sistema norteamericano de separación de isótopos era carísimo y muy malo, sin embargo Von Ardenne con su sistema de super-centrifugadores era mucho más efectivo, un discípulo suyo Gernot Zippe instaur de forma efectiva este sistema en occidente. Fue el artífice del primer misil teledirigido por televisión, el Henschel Hs-239D.

De hecho, dada su colaboración en el programa de desarrollo de prototipos bélicos de alta tecnología para el régimen nazi –y más adelante para los soviéticos-, es que el relato de su vida comienza a ser materia de censura y confusión.

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por Favor Introduzca su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.